BATERIAS SPH: LA ENERGÍA DETRÁS DEL ARRANQUE FIABLE EN GENERADORES DE EMERGENCIA

Las baterías de arranque desempeñan un papel crucial en sistemas de respaldo, proporcionando la corriente inicial necesaria para activar motores utilizados en generadores, bombas contra incendios y otras aplicaciones vitales para la seguridad y el funcionamiento continuo. Estas baterías no solo cumplen con la tarea de suministrar la corriente de arranque, sino que también se enfrentan a desafíos adicionales, como la carga previa al arranque, como la activación de calentadores o bombas de aceite lubricante.

La confiabilidad de las baterías de arranque es esencial en todas las aplicaciones, independientemente de la frecuencia de activación. Ya sea para asegurar la estabilidad de generadores que respaldan redes inestables o para garantizar la continuidad en instalaciones críticas, las baterías deben cumplir su función sin fallos cada vez que se necesiten. Este artículo explora la importancia técnica de las baterías de arranque en diversas aplicaciones, destacando su papel fundamental en la confiabilidad y seguridad de sistemas esenciales.

Saft ha abordado el desafío inicial con la gama de baterías especializada SPH desarrollada para garantizar un arranque fiable siempre.

Exploraremos el ciclo de arranque de un motor, dividido en tres secciones distintas, para comprender mejor los desafíos que enfrentan las baterías y cómo elegir entre los tipos disponibles.

  1. Inicio del Ciclo: Ruptura de Inercia y Descarga Crítica

La primera etapa del ciclo de arranque implica un esfuerzo inicial para romper la inercia de parada del motor. Esta fase, crítica para el éxito del arranque, requiere la corriente de descarga más alta, llegando a más de 6,000 A en motores más grandes. Las baterías deben proporcionar la energía necesaria para superar esta resistencia inicial y llevar la corriente a niveles críticos sin fallos.

 

  1. Ciclo de Arranque o Giro: Estabilización de Corriente y Velocidad

Una vez superada la inercia, el motor entra en un ciclo de arranque o giro, donde la corriente y la velocidad permanecen relativamente constantes. Las baterías deben mantener el umbral de velocidad recomendado por el fabricante durante este ciclo para asegurar un arranque eficiente.

 

  1. Ignición y Recuperación de la Batería

Finalmente, inicia la ignición, la corriente disminuye rápidamente y la tensión aumenta a medida que la batería se recupera. Es crucial que las baterías tengan suficiente energía para todo el proceso, desde la ruptura de inercia hasta la ignición, garantizando un arranque sin problemas.

Elección de Baterías: Níquel vs. Plomo

Mientras las baterías de plomo son comúnmente utilizadas por su bajo costo, el artículo destaca que son la principal causa de fallos en generadores de respaldo. Las baterías de níquel, por otro lado, ofrecen ventajas significativas:

Las baterías de níquel (Saft SPH en este caso), ofrecen una vida útil más larga que el plomo-ácido, especialmente si funcionan a temperaturas más altas.

De acuerdo con la gráfica podemos darnos cuenta de las bondades que tenemos al utilizar la tecnología de las baterías SPH, son superiores relacionando la temperatura y los años de su durabilidad, adicional de las siguientes características:

 

  • Un coste total de propiedad optimo (TCO) Saft ha desarrollado la gama SPH para garantizar TCO óptimo. Si bien su coste inicial es superior al de una batería de plomo-ácido, para las aplicaciones de arranque de motor, el SPH la supera cuando no se aceptan fallos, se exige una larga vida de instalación, o si existe el riesgo de un mantenimiento poco fiable de la batería.
  • No genera gases corrosivos: SPH tiene un gran depósito de electrolitos que, junto con su construcción robusta, le da a la batería su capacidad de funcionar incluso en condiciones extremas. No envejecerá prematuramente, y brindará un servicio fiable durante 20 años o más.
  • Fácil de calcular Los cálculos de tamaño de SPH se pueden hacer rápidamente con BaSics, el software de cálculo de batería fácil de usar de Saft. Después de ingresar los criterios de rendimiento, BaSics establece la corriente de arranque /tamaño de la batería para la aplicación específica de arranque del motor. La alta capacidad de corriente de SPH, a menudo significa que una batería de menor capacidad es adecuada, lo que da un coste total más bajo.

    Características Eléctricas y Certificaciones:


    La nueva generación se distingue por cumplir con rigurosos estándares internacionales:

  • Certificación IEC 62259: para elementos secundarios y baterías con electrolitos alcalinos u otros electrolitos no ácidos. Específicamente, los elementos individuales secundarios prismáticos de níquel cadmio con recombinación parcial de gas superan los requisitos de recombinación de gas establecidos.
  • Certificación IEC 60623: para elementos secundarios y baterías con electrolitos alcalinos u otros electrolitos no ácidos. Se destaca por sus elementos individuales prismáticos recargables abiertos de níquel-cadmio.

    Seguridad y Cumplimiento Normativo:


    En el ámbito de la seguridad, cumple con las normativas EN 50272-2/ IEC 62485-2, específicamente diseñadas para baterías secundarias e instalaciones de baterías. Las cubiertas protectoras de terminales, conectores y cables aislados cumplen con el nivel de protección IP2 contra descargas eléctricas, conforme a los estándares de seguridad.

    Calidad Certificada:

    Está respaldada por certificaciones de calidad ISO 9001 e ISO 14001, reafirmando su compromiso con estándares de gestión de calidad y medio ambiente. El programa continuo Saft World Class asegura un seguimiento constante de estándares de excelencia, garantizando la calidad de la batería en todas las etapas de producción.

    Compromiso Ambiental y Reciclado:

    – Es totalmente reciclable, contribuyendo al compromiso medioambiental.
    – En consonancia con la Directiva RoHS, aunque las baterías no estén directamente incluidas en su alcance, Saft implementa medidas proactivas para asegurar la ausencia de sustancias prohibidas, excepto en el núcleo electroquímico.

     

    Sectores del Mercado:

    ¿Cuál es la aplicación?

    En entornos donde la fiabilidad es imperativa, como en generadores destinados a redes poco fiables en el mundo en desarrollo, las baterías pueden activarse diariamente para asegurar el arranque eficiente de los motores. Por otro lado, existen aplicaciones críticas, como hospitales o procesos industriales, donde las baterías solo se activan una o dos veces al año, específicamente cuando se requiere arrancar generadores de respaldo para mantener la continuidad del suministro en caso de interrupción de la fuente principal de energía.

    ¿Qué beneficios tiene ?

    – Arranque fiable
    – Ofrece 5 veces la vida útil de las baterías de plomo-ácido
    – No genera gases corrosivos
    – Fácil de calcular
    – Un coste total de propiedad (TCO) óptimo

    Mayor Vida Útil: Las baterías de níquel superan con creces a las de plomo en términos de durabilidad, llegando a más de 20 años de vida útil.
    Fiabilidad: Las baterías de níquel no sufren “muerte súbita” como las de plomo, degradándose gradualmente sin riesgo de fallos catastróficos.
    Rendimiento en Temperaturas Extremas: Las baterías de níquel demuestran un rendimiento excepcional en un rango amplio de temperaturas, proporcionando más del 90% de su capacidad nominal incluso a -20 °C.

    En conclusión, considerando la necesidad de corrientes altas, fiabilidad, vida útil prolongada y rendimiento en diversas condiciones, las baterías de níquel son la opción más rentable para garantizar arranques de motores sin inconvenientes y costos adicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *